9 comentarios en “Contacto

  1. Hola. He leido en la revista “Muy Historia” que es usted admirador de Napoleón Bonaparte. Supongo que habrá leído e investigado bastante sobre él debido a su trabajo. Me gustaria saber si me podria orientar sobre libros o biografías de uno de sus mariscales, el marical Soult. He buscado información sobre él en España pero he encontrado poca la verdad. Gracias.
    Y felicidades por su trabajo.
    Un saludo

    1. ¡Saludos, Mar!

      Y mil gracias por escribir. Efectivamente, soy un gran admirador del corso y de él te puedo recomendar una excelente biografía: Napoleon, de Vincent Cronin. Está en inglés.

      No obstante, sobre el mariscal Soult no he leído ninguna biografía específica y, por tanto, y muy a mi pesar, no puedo recomendarte ninguna. Ya lo siento.

      Un fortísimo abrazo y, de nuevo, mil gracias por escribir.

      Pedro Santamaría.

  2. ¡Hola!
    Quería escribirle para, con algunas palabras, agradecerle que se dedique a la novela histórica.
    Soy estudiante de la Antigüedad y empecé con “Rebeldes”, ya que la guerra sertoriana es un episodio curiosísimo e infravalorado de la historia romana, con una figura tan fascinante como la de Sertorio, y la novela me pareció de muy buena calidad y bien documentada históricamente. Ya que me encantó probé con “El águila y la lambda”, que aunque no alcance el nivel de la anterior es muy interesante y, nuevamente, sobre un periodo tan importante y relativamente olvidado como es la Primera Guerra Púnica con la fascinante figura de Jantipo. Ahora acabo de terminar “Okela” y me parece una vivencia en primera persona muy acertada de la mentalidad y los valores que debió de tener un espartiata.

    Por todo ello, a cada libro suyo que leo me aficiono más y espero con mayor ansia el siguiente. No me quedo corto si afirmo que me parece usted el mejor escritor de novela histórica actual, al menos español, ya que es capaz de crear una trama interesante a la par que rigurosa históricamente (en los términos posibles para la trama, claro).
    Muchas felicidades, espero hacerle sentir con estas palabras una parte de lo que consigue transmitir a sus lectores de una forma mucho más extensa.

    PD: He leído en una entrevista suya que cree que la Historia se “repite” por más que la conozcamos, que no podemos alterar el devenir por lo pasado. Creo sinceramente que esto no es así, que la Ilustración y las ideas revolucionarias que dan pie a nuestras sociedades actuales no habrían sido ni mucho menos así de no haber conocido los ilustrados los clásicos grecolatinos de la forma en que lo hacían, como tampoco hubiera sido lo mismo (o nada) el Renacimiento. La Historia la hacemos nosotros con nuestros actos, y los actos que realizamos derivan de las decisiones que tomamos a partir del conocimiento que tenemos.

    Gracias por su trabajo y un saludo, Alfonso.

    1. ¡Muchísimas gracias, Alfonso!

      Me halagas y mucho. Es un placer leer comentarios como el tuyo y saber que mi trabajo llega más allá de lo que jamás hubiera imaginado.

      Tienes razón, son episodios históricos poco conocidos pero que merece la pena rescatar del olvido, es lo mismo que he intentado hacer con Peña Amaya y, ahora, con Al Servicio del Imperio. (Bueno, con Okela solo quería rescatar la cita de Estrabón).

      En cuanto a la Historia y sus repeticiones, es evidente que existe una evolución, que las ideas van cambiando, pero las corrientes históricas subterráneas son las mismas porque vienen a estar marcadas, o así lo entiendo, por lo que somos como seres humanos. El miedo, el hambre, la guerra, la prosperidad, el amor… todo ello es cíclico y el ser humano cae una y otra vez en los mismos errores y suele acometer las dificultades con las mismas herramientas. Avanzan las ideas, sí, avanza la tecnología, por supuesto… pero somos lo que somos y eso hace que muchos acontecimientos sean inevitables (por mucho que me repitieran en mis clases de Historia Antigua que “nada es inevitable”).

      Gracias a ti por tu amabilidad y cariño.

      ¡Ah! ¡Y tutéame! ;).

      Un fortísimo abrazo.

      Pedro Santamaría.

  3. Estimado Pedro,hacía tiempo tenía tu nombre como referencia.Me gusta leer historia directo de las fuentes, pero la novela histórica me apasiona y me transporta de alguna forma al lugar y al tiempo de los hechos.Sabemos que no es perfecto, pero es lo mejor que podemos tener del pasado.He ido a Esparta,crucé la calle con mi nombre y conozco lo que he podido recabar de Lisandro.He escrito algo breve y pobre al respecto, pero tal vez escriba más un día.Okela es un personaje muy bien logrado, no puedo soltar el libro.Gracias por rescatar a Jantipo también.Un saludo cordial.

  4. Hola, Buenas Tardes:
    Acabo de oir en Ser Historia, el espacio dedicado a su nueva novela Al servicio del Imperio. Me encanta esta parte de la historia antigua, en concreto la primera guerra romano judia y el asedio a Masada. He tenido la suerte de visitar Masada y es impresionante visitar la fortaleza y los restos de los campamentos romanos y de la rampa de acceso que construyeron. ¿Que opina de la serie de tv de los 80 Masada? Yo creo que está bien aunque en aquella epoca no había tantos efectos especiales como ahora.
    En cuanto pueda leo la novela. Una curiosidad¿Porqué no hay novelas históricas sobre las segunda revuelta judía del 132 con ben Kocha,
    Un saludo.

    1. ¡Saludos, Jose!

      Y gracias por escribir. Me suele pasar en las entrevistas de la radio que, no sé por qué, me pongo muy nervioso. Espero no haberme trabado demasiado. Todo el período de la primera revuelta judía es, como dices, apasionante. Si lees “Al Servicio del Imperio” verás que no paso por Masada, sino que acabo con la destrucción del Templo en Jerusalén. Al fin y al cabo Masada fue una operación sin apenas repercusión militar, aunque los judíos lo hayan tomado como un hito de resistencia y tesón. Vi la serie Masada hace unos años, y sí, me gustó mucho, y me pareció curioso que muchas de las estratagemas de los asediados están basadas, en realidad, en las que describe Flavio Josefo como propias durante el asedio de Jotapata. También visité la fortaleza cuando tenía 14 años y fue algo que recordaré toda la vida.

      En cuanto a la falta de novelas sobre la revuelta de bar Kochba, no lo sé. Me sorprende aún más la falta de novelas sobre la primera revuelta judía… pero con Al Servicio del Imperio espero haber llenado ese vacío.

      No dudes en ponerte en contacto conmigo cuando leas la novela, me encantará conocer tu opinión.

      Un fortísimo abrazo.

      Pedro Santamaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *